Thursday, October 26, 2017

ROMPE MÚSCULO... ESPIRITUALMENTE

Hace un par de años me encontré con un programa de ejercicios. El primer workout consistió de 200 flexiones. Me acuerdo que al terminar, no pude levantarme y mis brazos me dolieron por una semana. Sentí los músculos totalmente rotos, pero así crecieron.
He descubierto en estos dos años que la vida espiritual es muy similar, y me di cuenta por qué parecía que no progresaba... No rompía músculos espirituales.
Hay que dedicar largos tiempos a la oración, entrar a la capilla sin límites de tiempo, aunque no sientas nada o ya te dé fastidio. A veces hay que "sufrir" la oración, aguantar más tiempo de lo cómodo, "sudarla". Puede parecer que estás perdiendo tu tiempo, pero solo así crecerás, empezarás a escuchar la voz silenciosa de Cristo, gustarás la oración. "La oración es el oxígeno del alma".


Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search